Miguel Hernandez. Ayuntamiento de Orihuela.
Uno de los murales del barrio de San Isidro, Orihuela. Fuente: Ayuntamiento de Orihuela.

Una gota de pura valentía vale más que un océano cobarde” decía el poeta valenciano Miguel Hernández, quien murió precisamente por ser valiente. Era el 28 de marzo del año 1942 y el conocido como “poeta del pueblo” estaba encarcelado en la prisión de Alicante por el régimen franquista, donde finalmente la tuberculosis acabó con su vida.

Hoy se celebra el 75 aniversario de la muerte del autor de obras tan conocidas como El rayo que no cesa (1936) o Vientos del pueblo (1937) y un pequeño barrio de Orihuela, ciudad alicantina donde nació el poeta, lo recuerda constantemente gracias a los más de cien murales que decoran sus calles.

La iniciativa nació en el barrio de San Isidro en el año 1976, cinco meses después de la muerte de Franco, cuando la democracia todavía no estaba instaurada en España. Los vecinos del barrio cuentan, según El País, como la policía cargaba contra ellos para evitar que pintasen y Ana Tizón, una de las habitantes de esta localidad asegura que “se respiraban aires de libertad por todos los sitios”.

En el año 2012, una iniciativa del Ayuntamiento de Orihuela, gobernado en aquel momento por una coalición de izquierdas, hizo que el mensaje del poeta volviera a tomar las calles del barrio y la actual corporación municipal, en manos del Partido Popular, ha continuado con esta práctica que celebra este año la VI Edición de los Murales de San Isidro.

Los dibujos del año 76 fueron rehabilitados pero además se pintaron otros nuevos. Versos tan conocidos de Hernández, como “llegó con tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida” decoran las paredes de este barrio obrero que tiene constantemente en el recuerdo al poeta.

En el 75 aniversario de su muerte, los homenajes a Hernández no paran de sucederse y la Sociedad Filatélica y Numismática Alicantina ha personalizado un sello con la cara de Miguel Hernández. Durante todo el día de hoy estás previstos actos para quien tuvo tiempo de convertirse en uno de los poetas españoles más importantes del siglo XX, a pesar de su repentina muerte a los 32 años de vida.

Dejar respuesta