Lady Gaga sobre el escenario. Fuente: El Pais/REUTERS.

La cantante Lady Gaga ha sido la encargada de amenizar el descanso de la Super Bowl, la gran noche del fútbol americano, y ha ofrecido al público el espectáculo al que está acostumbrado en una noche como esta.

La polémica artista neoyorquina, artífice de vestidos tan famosos como el de chuletas o de peluches, nos ha sorprendido esta vez bajando del cielo de Houston (Texas) en un espectáculo de apenas 12 minutos para satisfacer a los más de 72.000 espectadores que se encontraban en el estadio NRG. Gaga ha interpretado sus temas más conocidos, como Bad romance, con vestuarios y coreografías atrevidas, incluso ha tocado el piano.

Quien se posicionara abiertamente junto a la candidatura a la presidencia de Hilary Clinton, también ha hecho el guiño político al recordar a Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos, su juramento: “una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos” aunque ha evitado valorar si el Presidente lo está cumpliendo o no.

En la edición número 51 del evento, los Patriots de Nueva Inglaterra han salido vencedores al ganar en tiempo extra a los Falcons de Atlanta por 34-28. Es la quinta ocasión en la que que los Patriots ganan la Super Bowl. Lo hicieron por primera vez en 2002 y lo volvieron a lograr en 2004, 2005, 2015 y, de nuevo, este año.

Ningún otro equipo acumula tantos trofeos de la Super Bowl. Los Patriots se han enfrentado en nueve ocasiones a diferentes equipos y han salido vencedores en más de la mitad de las ocasiones. Los Falcons, por su parte, es la segunda derrota que sufren en este acontecimiento deportivo en el que solo han participado en una ocasión anterior, en el año 1999 contra los Broncos de Denver. El comisionado de la NFL (National Football League), Roger Goodell, ha sido el encargado de entregar el premio al dueño de los Patriots, Robert Kraft.

Dejar respuesta