Theresa May, Primera ministra británica. Fuente: GOV.uk.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea está programada para el próximo 29 de marzo y la Primera ministra británica, Theresa May, ha viajado a Escocia para reunirse con la Primera ministra escocesa, Nicola Sturgeron, después de que esta pidiera apoyo al Parlamento de Edimburgo para negociar con el Ejecutivo británico un segundo referéndum secesionista para Escocia.

Escocia ha sido tradicionalmente una nación británica con grandes aspiraciones independentistas, algo de lo que May es consciente, y la salida de Reino Unido de la UE ha sacado de nuevo a relucir las diferencias entre escoceses y el resto de británicos.

Los resultados del Brexit evidenciaron el pasado 23 de junio cómo difieren en Escocia de los planteamientos de ingleses, galeses e irlandeses del Norte. Todos los británicos tuvieron que responder a la siguiente pregunta: “¿Debe Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea?” y la respuesta pilló al mundo por sorpresa.

En Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte los resultados estuvieron muy reñidos pero, mientras en las dos primeras ganó el ‘No’, la tercera se posicionó entorno al ‘Sí’. En Escocia también ganó el ‘Sí’ pero, a diferencia de los irlandeses, el apoyo a la permanencia fue mayoritario.

El inminente abandono de UK del mercado comunitario ha hecho que Sturgeon, la líder del Gobierno independentista escocés, haya puesto de nuevo el tema del referéndum sobre la mesa. En el año 2014, los escoceses ya tuvieron la oportunidad de decidir si querían ser un país independiente o no y, el 18 de septiembre de aquel año, optaron por el ‘No’. Sin embargo, Sturgeon considera que “ahora las circunstancias han cambiado”, lo que ha hecho que plantee el asunto de nuevo.

May ha asegurado en su visita de hoy que “ahora no toca” hablar sobre la independencia de Escocia y ha defendido que las cuatro naciones de Reino Unido tienen que seguir unidas porque así son “una fuerza imparable”.

La Primera ministra está de gira por las cuatro naciones del país antes de iniciar formalmente el proceso de desconexión, trámite que llevará a cabo el miércoles cuando active el artículo 50 del Tratado de la UE, según el cual “todo Estado miembro podrá decidir, de conformidad con sus normas constitucionales, retirarse de la Unión”.

 

 

Dejar respuesta