Barack Obama durante uno de sus discursos. Fuente: Obama Foundation.

Desde que el nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomara posesión de su cargo, las polémicas al respecto de las diferentes políticas de Gobierno que está desarrollando no han dejado de aparecer en los medios de comunicación. En todos los rincones del mundo aparecen declaraciones de Trump a la vez que, tanto seguidores como detractores, hablan y opinan acerca de ellas.

Mientras, su predecesor en el cargo, Barack Obama, vuelve a su vida lejos de la Casa Blanca. La familia Obama se ha instalado en Washintong DC, donde viven desde 2008 cuando se mudaron a la Casa Blanca. El matrimonio Obama y su hija menor, Natasha de 15 años, se han instalado en la ciudad para que ésta pueda acabar sus dos últimos años de colegio. La hija mayor de los Obama, Malia Ann de 18 años, por su parte, estará disfrutando de un ‘año puente’ hasta que empiece sus estudios universitarios en Harvard.

Los Obama se han instalado en el barrio de Kalorama, en una casa de nueve habitaciones y 760 metros cuadrados. Tras su último discurso como Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama anunció que dedicaría sus primeros meses como un ciudadano más a escribir su tercer libro. Además, quiere construir y potenciar la Fundación Obama para seguir defendiendo, a través de ella, cuestiones tan importantes para él como la cobertura sanitaria de Estados Unidos o la lucha contra el cambio climático.

Obama también está aprovechando esta nueva etapa de su vida para recuperar viejas aficiones, como los deportes acuáticos. Desde que llegó a la Presidencia del país, en 2008, no ha realizado deportes como el kitesurf. 

El kitesurf consiste en llevar atada al cuerpo una cometa de tracción que se sujeta mediante un arnés y permite deslizarse sobre el agua con una tabla. El acompañante de Obama en esta actividad fue el multimillonario Richard Branson, fundador de Virgin Group, quien publicó un video donde se le podía ver practicando este deporte junto a Obama.

Dejar respuesta