Tela de Ramón Casas 'El tandem'. Fuente: MNAC.

El CaixaForum de Madrid acoge la exposición ‘Ramón Casas, la modernidad anhelada’, una exposición donde el visitante puede conocer dibujos, carteles y cuadros de uno de los pintores catalanes más importantes del s. XIX.

La particularidad de la pintura de Casas está en cómo obvió los grandes hechos históricos o militares en sus cuadros en una época en la que el nacionalismo y el imperialismo eran los grandes protagonistas. Su pintura tuvo un gran carácter versátil y el artista, además, sucumbió a uno de los soportes más novedosos de la época, la cartelería.

En la colección de Casas tuvieron siempre mucho protagonismo las mujeres, a quienes retrató en una gran cantidad de ocasiones como demuestran sus cuadros ‘A los toros’, de 1896, o ‘La joven decadente’, realizado en 1899.

El artista era uno de los asiduos a Els Quatre Gats, un lugar emblemático de la ciudad condal donde se reunían los intelectuales más importantes del panorama catalán de la época. Esta taberna, convertida hoy en un restaurante que mantiene parte de su esencia, nació como trasunto de Le Chat Noir de Paris y allí acudían Casas, el también artista Santiago Rusiñol o el arquitecto Gaudí, entre otros.

En este entorno es donde coincidieron Casas y Pablo Picasso, un joven quince años más joven que él que le sorprendió tanto que incluso le pintó un retrato, cuando Picasso tan solo tenía 19 años.

Su obra ‘El tándem’, expuesta en el Museu Nacional d’Art de Catalunya, demuestra la importancia que tuvo este local para el artista. Esta tela, convertida hoy en su trabajo más conocido, llegó a ser el emblema de la taberna.

En ‘Ramón Casas, la modernidad anhelada’ podemos ver el trabajo del pintor junto con el de su amigo Santiago Rusiñol. La exposición recoge las bohemías parisinas de ambos, cuando estaban en la capital francesa formándose y aprendiendo de personajes del tamaño del compositor Erik Satie.

 

 

 

 

Dejar respuesta